Marco Galán: «El trabajo informal es igual o mayor al trabajo registrado en Argentina»

En la columna semanal el dirigente del Movimiento Carlos Mugica y Director de Radio La Ranchada, habló sobre la importancia del ReNaTEP y la situación del trabajo formal e informal en Argentina.

«El lunes hablamos de que el ministro Arroyo había estado anunciando que se abría el registro de trabajadores de la Economía Popular, el ReNaTEP. Ese registro forma parte de una ley del año 2016, es importante tener en cuenta que durante el Gobierno de Mauricio Macri se sancionó la ley a instancias de la movilización de los movimientos populares, que reclamaban que el estados reconociera el trabajo de aquellos sectores. Muchas veces se les dice que son informales, que viven de changas o que en algunos casos se habla de planeros o de gente que en fin no tiene ningún tipo de ocupación.

«En realidad donde otros no dan trabajo la gente se ha ido inventando un trabajo, son recicladores o trabajan en cuestiones ambientales, o lo que significan las distintas estrategias de sobreviviencia, que la gente se ha ido dando en la producción de alimentos. Como ha pululado de alguna forma todo lo que significa las pequeñas fabricas familiares de producción de alimentos y venta de alimentos. También, las ramas textiles, lo que vemos a diario, cientos de compañeras y cientos de compañeros que trabajan en la rama textil y trabajan en sus casas. Muchas veces cuando no pueden trabajar en un espacio cooperativo asociativo, un microemprendimiento familiar textil y así podríamos seguir con las distintas ramas.

«Lo mismo todo lo que nosotros hacemos con los servicios o el trabajo de cuidado que incluye a las personas que están en merenderos comedores, o en el caso nuestro todo lo que significan los servicios comunitarios, que tienen que ver con los servicios de radio de comunicación social. Muchísimas tareas que para la ley laboral Argentina si no estas en una relación de dependencia, bajo un empleador, no siempre se va a considerar trabajo, en todo caso no tiene un régimen que la regule. Ahí es donde la UTEP está trabajando, por un lado, primero para que el Estado cree un registro, que la gente se pueda inscribir, decir cuál es su actividad y dentro de eso poder empezar a clasificarlos, para poder desde el Estado tener políticas que promuevan, por un lado, que registren este trabajo».

El primer paso es registrar este trabajo, así como nos dimos una gran sopresa cuando se abrió la inscripción en el Anses para el IFE. Se inscribieron 12 millones de personas y al final están cobrando 8.800.000 personas la ayuda económica y era cierto que dentro de ese universo están incluidas trabajadoras de casa de familias, monotributistas de las categorías más bajas, los que no están dentro de ese rubro suman mas de 5 millones de personas. Hay un universo muy grande, casi que la informalidad es igual, esto para decirlo en términos formales, el trabajo informal igual o mayor al trabajo registrado».

«Argentina tenía 10 millones de puesto de trabajo registrado, habría que ver después de esta pandemia cuántos puestos de trabajo quedan. Más del 50% del trabajo en Argentina está informalizado, en muchos casos porque es trabajo no registrado y es trabajo en negro. Eso no es lo que nosotros llamamos Economía Popular, ahí es donde el Estado tiene que intervenir para que los empleadores registren a esos trabajadores. Pero en otros casos es trabajo que se ha autogenerado la propia población, que no ha tenido oportunidades, porque el mercado formal esta más expulsivo, las tecnologías, todo lo que significa el desarrollo de las nuevas modalidades de trabajo, va expulsando el mercado formal, porque la tecnología ha ido reemplazando la mano de obra humana».

«Ese registro es importante porque va a permitir que las argentinas y los argentinos, que tienen este tipo de tareas se registren, que el Estado los vea y los visibilice. A partir de ahí, lo que se está pidiendo es es que, el programa lo preveé, al menos en programas estatales, que se pueda acceder a capacitación de oficios, que puedan acceder a financiamiento para comprar herramientas, maquinarias, insumos para el emprendimiento. También, acceder a un salario social complementario, que es lo que hoy existe en argentina pero está muy restringido, tan solo lo están recibiendo 600.000 personas, y nosotros aspiramos a que ese salario se universalise», señalaba Galán.