Natalia Vinelli: “El pueblo organizado es capaz de dar respuestas a las necesidades fundamentales”

0
156

Dialogamos junto a Natalia Vinelli, subdirectora de proyectos especiales del ENACOM sobre el Programa para el Desarrollo de Infraestructura para Internet Destinado a Villas y Asentamientos Inscriptos en el Registro Nacional De Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana.

SOBRE EL PROGRAMA

El Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) convocó en septiembre a la presentación de proyectos para su financiamiento a través de Aportes No Reembolsables (ANR), en el marco del Programa para el Desarrollo de Infraestructura para Internet Destinado a Villas y Asentamientos Inscriptos en el Registro Nacional De Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (RENABAP). 

Dicho programa, aprobado por la Resolución ENACOM N°726/2020 tiene como fin implementar proyectos de la instalación, desarrollo y mejora de las redes de infraestructura para la prestación del servicio fijo de acceso a internet de banda ancha a los habitantes de barrios y asentamientos inscriptos en el RENABAP y tendrá un presupuesto total de 1.000 millones de pesos.

El monto mínimo a financiar será de 300 mil pesos y el máximo de 40 millones de pesos por barrio popular comprendido en un único proyecto. Para aquellos que involucren a más de un barrio popular, el monto máximo será de 160 millones de pesos y se financiará el total de las Inversiones Financiables establecidas bajo la forma de ANR.

Podrán presentarse quienes sean licenciatarios de Servicios TIC y cuenten con registro de servicio de valor agregado.

LA CONECTIVIDAD: UN SERVICIO ESENCIAL

Esta propuesta surge y se construye a través de la mirada situada de las organizaciones del territorio, las experiencias de las cooperativas que ya vienen brindando servicio de internet gratuito y de la decisión política del gobierno para que el acceso a internet sea un derecho garantizado para todos y todas.

La familia compartiendo un mismo celular para hacer las tareas, las memorias que se llenan rápidamente con los archivos de audio, pdf y word; los pibes y pibas sentados fuera de las escuelas cerradas para “enganchar wifi”; campañas solidarias para donar dispositivos móviles o para compartir tu internet, y clases a través de las radios comunitarias fueron algunas de las situaciones que surgieron a raíz de esta cambio educativo durante la pandemia. Sobre todo también una dura realidad vinculada a un sector que no accedió a una “alfabetización informática”, que en muchos casos se tradujo en padecer las nuevas formas de vincularse.

Natalia tiene una larga trayectoria de militancia en el campo de la comunicación popular y comunitaria; especialmente en el proyecto de Barricada TV. Desde ese lugar y ahora como integrante del ENACOM afirma que su mandato está marcado por las organizaciones y movimientos sociales. 

Nos comentó que ya fue aprobado el primer proyecto a una radio comunitaria de Buenos Aires que llevará internet a cinco barrios populares y que el objetivo es ir avanzando y dando respuestas a los proyectos presentados, que además tienen presencia federal:

«Al proyecto lo puede presentar cualquier cooperativa, PyME u organización social que tenga licencia TIC, desde el equipo hay un acompañamiento permanente a todos los interesados en tramitar la licencia».

Agregó: «Hay que saber que son proyectos que financian el 100% de la obra de infraestructura de internet de lo que se conoce como la última mecha, que es la infraestructura en el barrio hacia los hogares y la interconexión con la red mayorista. Esto hace que funcione como un prestador de servicio de internet brindando conectividad a los barrios, ahí donde el mercado ve que no es rentable porque lo miden en términos del mercado y entienden que en los barrios populares no hay capacidad adquisitiva o seguridad para desarrollar inversiones. Y es el estado quien debe garantizar el acceso a este derecho y lo hace a través de la aplicación de los fondos del servicio universal, compuesto por un impuesto que todas las empresas de telecomunicaciones pagan mensualmente al Enacom y sirven justamente para desarrollar infraestructura en todas las zonas del país donde  no hay internet».

CONECTIVIDAD PARA LA INTEGRACIÓN SOCIOURBANA

Un punto fundamental del proyecto es que se apoya en la información y sobre todo la concepción generada desde el Registro Nacional de Barrios populares, que a su vez sirvió también como sustento para la aprobación de la ley de Barrios Populares que propone la integración de estas villas y asentamientos relevados:

«Estamos trabajando con el ReNaBaP que depende de la Secretaría de Integración Sociourbana, hoy bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo social de la Nación y es un trabajo que parte del análisis del censo y de la definición de ese universo construido desde la Secretaría. Esto me parece muy importante porque permite pensar en planificar todo lo que tiene que ver con la concepción de que significan los servicios básicos, y se incorpora el internet a partir del Decreto 690 que restituye la condición de esencialidad  para los servicios de internet, telefonía paga y agrega la telefonía móvil; además la reglamentación de lo que seria la tarifa social para que todos los argentinos y argentinas puedan acceder a internet. 

Para finalizar agregó: «Queremos que sean proyectos que hoy se inicien y en cinco años se mantengan y sostengan. Y yo creo que tenemos no la capacidad, la recontracapacidad de hacerlo. Tenemos que ser muy cuidadosos y cuidadodas para demostrar justamente que el pueblo organizado es capaz de dar respuestas a las necesidades fundamentales que hoy enfrentan los barrios».

Escuchá la nota completa acá:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here